TIFI, usos y virtudes de un biofungicida.

Trichoderma atrovirde, éste es el microorganismo benéfico que encontramos dentro de la formulación de TIFI. Si bien este tipo de hongos fue descrito hacia finales del siglo XVIII, se tardó hasta inicios del XX para comprender parte de su funcionamiento y acercar esta herramienta a la producción de alimentos, tanto a nivel industrial como hogareña.

TIFI actúa en al menos tres niveles conocidos:

Efectos sobre otros microorganismos:

para tal acción, y gracias a su gran plasticidad ecológica, TIFI se desarrolla con mucha velocidad de crecimiento y desarrollo desplazando a los patógenos, suprimiéndolos o no dejándolos expresarse y causar síntomas de enfermedad.

Las Trichodermas que componen TIFI micoparasitan una amplia variedad de hongos fitopatógenos como Phytophtora spp, Fusarium spp, Rhizoctonia spp, Sclerotinia spp, Pythium spp.

No de menor importancia es la producción de antibióticos que al igual que el micoparasitismo tiene determinada especificidad. Por último también actúan sobre factores vitales del metabolismo de los patógenos, desactivando enzimas y dejando fuera del alcance elementos nutricionales de los  mismos

Efectos sobre las plantas:

TIFI altera el crecimiento y desarrollo de las plantas. Se han estudiado diversos compuestos que las Trichodermas generan, pero entre los más importantes están las fitohormonas como las auxinas, éstas son las encargadas de  estimular las ramificaciones de las raíces, aumentado su capacidad de explorar el suelo y por consiguiente captar agua y nutrientes minerales.

Efectos sobre el suelo:

Solubiliza  nutrientes que son escasamente solubles o insolubles, como el zinc y el fósforo. Favorece la mineralización de la materia orgánica dejando numerosos nutrientes a disposición de las raíces. Elimina o inactiva compuestos tóxicos de la zona radicular ya que tienen la capacidad de degradar o inactivar ciertos metabolitos tóxicos excretados por patógenos.

TIFI es el resultado de 10 años de desarrollo en la recolección, identificación y caracterización de cepas de Trichodermas de múltiples ambientes para que como resultado final obtengamos cepas de Trichodermas atroviride adaptadas a diferentes ambientes, cultivos y manejos de los mismos.

Las aplicaciones de TIFI deben acompañar el crecimiento y desarrollo de nuestras plantas desde el comienzo, momento en el cual hay que proteger y estimular el crecimiento radicular. La dosis de uso es de 3 gramos por litro de agua, usando de 60 a 80 cc de esta mezcla en plantines de herbáceas y de 100 a 150 cc en plantines de semi leñosas y leñosas. La frecuencia de aplicación dependerá de la época del año y cultivo, siendo de 15 a 20 días para especies hortícolas y de 35 a 40 días para el resto de especies semi leñosas o leñosas.

IMPORTANTE: es un ser vivo en estado de latencia, que al tener condiciones  para salir de la misma lo hace, es decir,  humedad y temperaturas adecuadas harán germinar las esporas. Si esto ocurre fuera del suelo la vitalidad del producto irá decayendo. En suelos con escasa materia orgánica acompañar las aplicaciones de TIFI con + humus a dosis de 5 gramos por litro.

Uso de Cobres eficientes en nuestras huertas.